La poesía es una mirada surrealista de las palabras, es la utopía de la razón frente al entendimiento, es la liberdad desatada.

martes, 27 de marzo de 2012

Anita y los Fantasmas


Allá, donde el olvido del tiempo habita sobre la tierra roja y los árboles espesos perpetúan su canto, vive Anita; una niña que a sus nueve años es tan singular como el arrullo de las palomas, a las que con tanto esmero atiende.

Tiene la dicha en su mirada, pues el campo le ha compartido su belleza y sus íntimos secretos, como el de los tiempos nublados que con prontitud indican el momento de la siembra o el de los luminosos días de la cosecha de los elotes tiernos con los que prepara pibinales para consentir a Juanelo, su pequeño hermano.

En una ocasión, durante la puesta tradicional del altar de muertos en el oloroso mes de noviembre, como en tantas otras ocasiones Juanelo la asalta con una pregunta inesperada mientras coloca al centro la fotografía de su querida madre:

- Ani, ¿Existen los fantasmas? – pregunta temeroso y aún más ante la posible respuesta.
- ¡Claro que sí!, ¿no has visto el de la abuela?
- Sí, pero no ese tipo de fantasmas – responde mientras recobra el valor.
- ¿Y cuáles?
- Los del dolor,  como cuando habla papá de mamá.

El rostro de Anita se cubre de sombras mientras contiene una lágrima para contestar:

- Creo que ese fantasma papá ya lo enterró bastante bien; ahora vive con el fantasma de la alegría.
- ¿Y ese fantasma cómo es?
- Pues mira, tiene la forma oscura de la tristeza porque como fantasma pertenece a algo que poco a poco se va olvidando – responde mientras enciende en una vasija incienso.
- ¿Y todo tiene fantasmas?
- No tontito, no todo – contesta al punto del hartazgo en tanto coloca flores silvestres en un jarrón.
- ¿Cómo qué no?
- Mmm, pues… ¡ah!, como el amor.
- ¿El amor no tiene fantasma?
- No, porque el verdadero amor nunca muere ni se olvida.
- ¿Y qué forma tiene el amor?
- Tiene forma, de… ¡de este abrazo!

Así es Anita, como la sabiduría del campo, la que se expresa más en los sentidos, que en las palabras.

Dedicado a los niños en desamparo, cuya  mayor tragedia no es su pobreza,
sino nuestro olvido.


_______________________________
Agradezco a la Profra. Nora Navarro Lagunas, amiga y Asesora Pedagógica de Español, por sus valiosa crítica literaria. Mayo 2012.
_______________________________
Cuento de Saúl Martín Tuyub Castillo


Fotografías tomada de http://aunonapeka.blogspot.mx/2009/03/pobreza-de-nino.html y http://piensacrealucha.wordpress.com/category/educacion/pedagogia/page/3/

6 comentarios:

  1. SAÚL ESTA MARAVILLOSO... FELICIDADES POR SABER DAR A TUS ESCRITOS ESE SENTIMIENTO Y ESA NOBLEZA QUE ES NADA MAS QUE LA NOBLEZA DE TU CORAZON PORQUE QUIEN ESCRIBE DE ESTA MANERA ES PORQUE TIENE UN ALMA QUE VALE MUCHO Y TU COMO PERSONA VALES DEMASIADO Y ME SIENTO ORGULLOSA DE PODER TENERTE ENTRE MIS AMIGOS

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida amiga, tu amistad es bien correspondida, lo sabes bien. En realidad casi nunca escribo prosa, voy probando estilo, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Que bella historia Saúl... me gustó, la encuentro muy bien escrita, dulce en su contenido y potente en su tremendo mensaje. Felicidades! paty

    ResponderEliminar
  4. Esta historia me gustó mucho, es muy tierna y además escribes en un tono muy ameno. Es bastante agradable tu historia, además de linda. Hasta pronto Saùl

    ResponderEliminar
  5. Amigas gracias por sus comentarios, me animan a seguir escribiendo, saludos y les veo pronto en sus blogs.

    ResponderEliminar
  6. Tu magia amigo, va más allá del alma
    de los ocasos ocre que se expanden en el inmenso azul
    dorando la tarde
    más allá de mis sentidos, apretados en los ojos
    cuando una lágrima se escurre, como un suspiro
    después de leer tu cuento!
    PERO QUE MÁGICO QUE ERES!
    Que precioso don!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...